“La sanidad pública es nuestra mejor y mayor carta de presentación como país”

Además es Catedrático de Microbiología Clínica de la Universidad Complutense de Madrid, Emilio Bouza Santiago es una eminencia en su campo y lleva años investigando en el área de la Patología Infecciosa y de la Microbiología. Entre los galardones y premios que ha recibido destaca el reciente reconocimiento de Excelencia Europea de la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. Es miembro del consejo de redacción de varias publicaciones, ha dirigido tres importantísimas revistas médicas y su producción científica es una de las más altas del mundo entre los científicos de su ramo. Es Fundador y ex Presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica y ha sido Secretario General de la Homónima Europea. En 1984 fundó el Servicio de Microbiología y Enfermedades Infecciosas en el Gregorio Marañón.

Además de saber que la Microbiología estudia los microbios y que estos producen infecciones en el ser humano. ¿Qué es la microbiología?

Es la ciencia que trata de todos los seres vivos microscópicos. Entre ellos, hay muchísimos que no son patógenos para el hombre, pero están también todos los causantes de las enfermedades infecciosas. Históricamente, la microbiología surgió gracias a un tratante de paños holandés, Anton van Leeuwenhoek, de Delft, quien a mediados del siglo XVII, construyó, casi sin darse cuenta, algo parecido al actual microscopio. Este hombre le manifestó su hallazgo a las Sociedades Científicas Británicas. Cuando examinaba agua encharcada a través del juego de lentes veía seres extraños que él llamó amináculos. También examinó la sangre. Fue también el primero que observó los espermatozoides, cuya velocidad le impresionó mucho. Pero nadie relacionó aquellos hallazgos con las infecciones hasta el siglo XIX en que la Escuela Francesa de Louis Pasteur creó los primeros pilares de la Microbiología Médica como la conocemos hoy. En paralelo el alemán Roberto Kock elaboró sus famosos Postulados. Estos postulados se han tomado como referencia que asegura la causalidad de un microorganismo sobre una enfermedad infecciosa. El agente debe estar presente en cada caso de la enfermedad y ausente en los sanos; el agente no debe aparecer en otras enfermedades; ha de ser aislado en un cultivo puro a partir de las lesiones de la enfermedad; ha de provocar la enfermedad en un animal susceptible de ser inoculado y, por último, el agente ha de ser aislado de nuevo en las lesiones de los animales en experimentación. De este modo se establecía un protocolo para discernir entre las muchas bacterias o agente biológicos. Y a partir de ahí se produce la eclosión de la Microbiología que cuenta ahora con unos 150 años de vida.

El otro gran hito de nuestra especialidad se produce cuando se elaboran los primeros agentes antimicrobianos ya en el siglo XX. La cirugía moderna se ha podido desarrollar gracias a que se ha podido combatir, el dolor por un lado, y la infección, por otro. En resumen, nosotros, los microbiólogos nos dedicamos ahora a diagnosticar los agentes causales de las enfermedades infecciosas y ha colaborar en su tratamiento y prevención.

¿Qué peso tiene la Microbiología dentro del sistema de Salud Pública?

La causa más frecuente de consultas en urgencias son las enfermedades infecciosas. Las enfermedades infecciosas complican muchas otras enfermedades. Uno de cada cuatro pacientes ingresados en un hospital tiene una infección, bien traída de fuera del hospital o bien adquirida en el mismo. Hoy en España entre un 5 y un 10% de todos los hospitalizados adquieren una infección en el hospital que no tenían a su ingreso. Por tanto, la patología infecciosa es muy corriente Y su diagnóstico una necesidad absoluta. Para darle un ejemplo, el Servicio de Microbiología del Hospital Gregorio Marañón procesa aproximadamente unas 1.000 muestras clínicas diarias. Fallar en patología infecciosa es muy grave ya que la Sociedad entiende que hablamos de enfermedades que se pueden diagnosticar y que, con excepciones, sabemos tratar.

Y en cuanto a las enfermedades infecciosas, ¿cuáles son actualmente las más comunes y cuál es el grado de prevención y terapia?

La infecciones más comunes que padecen las personas habitualmente sanas y adquieren fuera del hospital son las respiratorias, generalmente causadas por virus. Por el contrario las adquiridas en el hospital inciden sobre una población totalmente distinta, generalmente enferma ya por otras causas y con frecuencia con sistemas de defensa frente a las infecciones que están debilitados También las que se adhieren con los instrumentos que los médicos utilizamos habitualmente en un hospital como sondas, catéteres. Las más frecuentes infecciones hospitalarias son las neumonías, las infecciones urinarias en pacientes sondados, las infecciones de las heridas quirúrgicas y las infecciones del torrente circulatorio Los enfermos que tratamos con antibióticos pueden adquirir nuevas infecciones causadas cada vez por microorganismos más resistentes a los antibióticos, incluidos los hongos. Es una lucha de quien va más deprisa: si los médicos poniendo remedios o las bacterias creando infecciones.

En cuanto a lo que me pregunta sobre Prevención y Tratamiento, todo esto se hace en los hospitales mediante equipos multidisciplinares formados por Microbiólogos, Especialistas en Enfermedades Infecciosas, Preventivas, Farmacéuticos y otros muchos especialistas

Como docente en la Universidad Complutense, ¿en qué nivel de formación está la Microbiología?

La docencia de la patología infecciosa y microbiología en la Universidad española es de gran calidad, aunque siempre mejorable. Necesitaríamos más tiempo con los alumnos y más prácticas pero, por otro lado, aquí hay especialistas estupendos. En los últimos treinta años España ha producido médicos de primerísimo categoría. Hace unos días la revista europea Clinical Microbiology and Infection ha publicado los últimos datos en cuanto a producción científica en el área de Microbiología y Enfermedades Infecciosas. Europa ha superado en esta última década la producción norteamericana y España se encuentra entre los primeros países europeos y por tanto mundiales en la contribución a estos campos. Es algo de lo que debemos de sentirnos orgullosos puesto que el puesto científico que nuestro país ocupa en este terreno está bastante por delante del nivel económico de España. De hecho, es el país europeo que más contribuye con estudios y publicaciones a esta revista. La Microbiología española es puntera a nivel mundial y en cuanto al estudio de las enfermedades infecciones se encuentra igualmente entre los primeros países del mundo.

Coordina un equipo de investigación en el Gregorio Marañón, ¿qué están investigando ahora?

El departamento de Microbiología y Enfermedades Infecciosas tiene tres funciones: asistencial, investigadora y docente. En este hospital se producen 50.000 ingresos anuales, así que las infecciones no faltan. En el aspecto docente somos dos catedráticos los que damos clase a alumnos de 2º, 3º y sexto de la Universidad Complutense .También damos clase a una Escuela de Técnicos y, además, tenemos cuatro residentes por año. También recibimos para formación a médicos que lo solicitan de todas partes del mundo, desde Irán a Chile o a otros países europeos El servicio tiene, ahora mismo, una gran actividad de investigadora, dentro del Instituto de Investigación Biomédica que se ha creado en nuestra institución. El grupo de investigación es un grupo de excelencia, integrado en distintas organizaciones científicas que elabora unos sesenta artículos por año que se publican en revistas de primerísimo nivel y es uno de los centros acreditados por la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas.

Las líneas de investigación actuales son las infecciones que tienen que ver con el torrente circulatorio y con la sangre. También trabajamos en la infecciones que afectan a los pacientes en la UVI como las neumonías producidas en los pacientes de UVIS. Igualmente, estamos investigando en la infecciones causadas por bacterias muy resistentes o difíciles de tratar. Tenemos un grupo importante de tuberculosis. Somos capaces de obtener en los bacilos tuberculosos lo que podríamos llamar un tarjeta de identidad molecular. Sabemos que la bacteria que infecta a Y, es la misma que la que afecta a X y que, por lo tanto, de alguna forma, en algún sitio uno a infectado al otro. Esa trazabilidad lleva a comprender mejor la epidemiología molecular de la tuberculosis que nos ha permitido descubrir muchas cosas sobre esta enfermedad. Por ejemplo, siempre se ha creído que el resurgir de la tuberculosis era porque lo habían traído los inmigrantes pero hoy sabemos que, si bien eso es cierto también lo es que por otra parte los extranjeros enferman y adquieren tuberculosis española: es un viaje en dos direcciones. Estas investigaciones las está realizando Darío García de Viedma dentro de nuestro Servicio. Actualmente, hay un porcentaje muy importante de enfermos tuberculosos en España, aproximadamente 150 casos por un millón de habitantes, cifra nada despreciable. Estamos hablando de una enfermedad contagiosa y que, por lo tanto en la que hay que romper la cadena de transmisión.

Asimismo, este hospital tiene un grupo de investigación de los más antiguos en el tratamiento y estudio del VIH. El Gregorio Marañón fue pionero en el tratamiento del Sida y fue el centro que más ayudó a este tipo de pacientes cuando estaban aún estigmatizados. . Ahora tenemos un grupo de pacientes en tratamiento que supera los 2.000 enfermos. También tenemos el Área de las infecciones con hongos, el Área de microbiología molecular y otras…

¿Podría explicar qué es la Microbiología molecular?

La Microbiología molecular estudia la composición molecular del genoma, del código genético de los microorganismos. Eso permite ser mucho más específico. Ahora se ha podido secuencial el genoma completo de muchos microorganismos.

¿Qué opinión le merece el Plan de Medidas de Garantía de Sostenibilidad del Sistema Sanitario
Público puesto en marcha en la Comunidad de Madrid?

Es una reforma muy negativa hecha, además, sin preguntar a los que conocen técnicamente la cosas. Se ha realizado sin un buen nivel de información y con unas bases economicistas muy poco profundas. La salud es un tema muy serio. Sin unos criterios firmes se amenaza con tomar medidas tremendamente preocupantes. No tenemos ninguna opinión negativa de la medicina privada, pero una cosa es la medicina privada y otra la privatización de los centros hospitalarios y la entrega de los beneficios obtenidos a empresas con animo de lucro. Los hospitales no pueden convertirse en centros de negocios, porque entonces solo se buscará la rentabilidad. De hecho, ya lo estamos padeciendo en los despidos, un 7%, en la reducción de las guardias en muchos servicios, en que no se compran los reactivos porque se han subido de precio… Mi visión es muy negativa y pienso que, además, se ha hecho con muy poco tacto. Iría mucho más allá, creo que también hay una campaña de desprestigio en contra de los trabajadores sanitarios. Comenzando por decir que solo estamos defendiendo nuestros privilegios, nuestros beneficios de clase… Los trabajadores de la Sanidad hemos tenido múltiples recortes de sueldo y de derechos, y no habíamos protestado nunca o no al menos con esta contundencia y esta unanimidad. Los políticos no son los más adecuados para hablar de beneficios de clase. Hemos estado aquí trabajando muy duro con un sueldo modesto, y ahora nos vienen los caudillos de la ética dando lecciones a los profesionales. Nos hemos levantado cuando se está atacando a la calidad de la Sanidad Pública, algo ganado a pulso con los impuestos pagados por todos. No es de recibo que algunos políticos además de sus errores de gestión traten de dar lecciones de lecciones de ética profesional a generaciones enteras que han estado trabajando para levantar la Sanidad Pública… Una Sanidad que es nuestra mejor y mayor carta de presentación como país. Una Sanidad excelente y gratuita, que atiende por igual a un señor multimillonario que a un mendigo. Ambos tienen la misma cirugía, reciben la misma asistencia y todo lo demás. Esto no lo pueden decir por igual incluso algunos países muy desarrollados y con alta calidad sanitaria. No podemos olvidar que todo el sistema de Salud Pública lo hemos pagado entre todos, con nuestros sueldos. Es algo nuestro, de todos los ciudadanos. Y algunos políticos debieran recordar que son servidores públicos y por tanto nuestros empleados. Los hemos votado para que gestionen bien.¿Por qué no le preguntan a la población en qué partida quiere ahorrar? A lo mejor los madrileños quieren ahorrar en partidos políticos o en políticos en general. Lo que sí es seguro es que la gente no quiere ahorrar cuando le van a operar de la vesícula. Que recuerden lo que dijo Don Manuel Fraga un político y un gestor ejemplar: “La sanidad no te da votos, pero seguro que te los quita”.