La sociedad astronómica británica asegura que los signos del zodiaco son trece y su duración es desigual

astronomos britanicos

 

Esta cruda revelación sobre los errores de la Astrología, realizada por la doctora Mitton, ha provocado un nuevo enfrentamiento en la histórica batalla que libran astrólogos y astrónomos desde hace. tiempo.La doctora explica con detalles la falacia en la que, según ella, está basada la astrología, en el tercer capítulo de la serie Cuerpos celestiales que inaugura hoy la cadena de televisión estatal BBC en un intento de popularizar la ciencia que estudia el Universo. Y ahí entramos nuevamente en un terreno de disputa entre astrólogos y astrónomos conocido de la mayoría.

Los signos de las estrellas se han determinado tradicional mente por los movimientos del sol a lo largo del año a través de una serie de constelaciones. Hace 2.000 ó 3.000 años, el año se dividió arbitrariamente en doce partes iguales bautizando a cada una con el nombre de las constelaciones en las que se supone el sol debía encontrarse.

Esa división es la base del actual horóscopo al que todos estamos acostumbrados. Sin embargo, y de acuerdo con la Unión Astronómica Internacional, lo cierto es que las constelaciones tienen diferentes tamaños y, por lo tanto, los signos del Zodíaco deberían durar diferente número de días.

Atrasar el horóscopo

Pero además, los signos actualmente admitidos adolecen de otro fallo, el de no haber tenido en cuenta el hecho significativo de que el eje de la Tierra se desplaza cada año. Lo cual significa que hoy, transcurridos cerca de 3.000 años desde que se fijara el primitivo zodíaco, tendríamos que atrasar el horóscopo un signo completo.

Mientras la BBC asegura haber enviado una copia del nuevo zodíaco a los tabloides británicos -periódicos populares donde son más seguidos los horóscopos-, los astrólogos han reaccionado con furia y determinación: no moverán uno sólo de los signos. La mayoría considera como Jonathan Cainer, astrólogo del Daily Mail, que la ignorancia de los científicos” es abrumadora.

“La existencia de, Ofiucus es conocida por todos desde tiempo inmernorial”, explica Cainer mientras se lamenta de que los astrónomos no sean capaces de entender el sentido de esos signos convencionales usados en la Astrología, y de cuya arbitrariedad los astrólogos son conscientes. “Nunca hemos pretendido basar nuestras predicciones astrológicas en las constelaciones”, opina Cainer, que insiste en que lo importante es la posición de los planetas vistos desde la Tierra.

“Como suele ocurrir, los astrónomos se dedican a colocarnos frases que nunca hemos dicho”, opinaba ayer el astrólogo del diario Daily Telegraph, Robert Hyde. “Nosotros nunca hemos dicho que las constelaciones sean doce. Hasta donde yo sé, son 88; muchas de ellas superpuestas. Los científicos intentan descalificar la Astrología con sus propias ideas preconcebidas, y ni siquiera son capaces de estar de acuerdo con ellos mismos”.

Interpretar los astros

Tampoco la totalidad de los astrólogos son devotos de los horóscopos que se difunden en la. prensa. Muchos consideran, que la interpretación de los astros y su influencia sobre la, criatura humana exige un trabajo más riguroso y profundo. En un amplio artículo publicado ayer en The Daily Telegraph, el editor científico del diario ironizaba sobre los “ingredientes” básicos con que debe contar un horóscopo de éxito: usar amplios conceptos de doble sentido que abarquen situaciones contradictorias es uno de ellos. Hacer prediciones lo más vagas posible es otro, sin olvidar un ingrediente esencial: contarle a la gente lo que quiere oír.